Siguiente

Principal
Arriba

EL FENG SHUI DEL SENTIR

 

 

Feng shui Escuela Yuen Shaolin

 

Existe un interés en ciertos colectivos y en individuos con sensibilidad con el entorno en aplicar los principios del feng shui. Cuando diseñan una nueva casa intentan crear un espacio donde se sientan a gusto y equilibrados, pero no siempre lo consiguen.

Para muchos es  un terreno nuevo que explorar y para otros, el simple hecho de memorizar datos y aplicarlos no es suficiente o adecuado, ya que las nuevas estructuras modernas nada tienen que ver con las naturales o armónicas. Muchas veces existe el fracaso por querer predominar con conceptos decorativos y confundir lo es bonito con lo que es armónico. Se ven muchos diseños en muebles, casas, etc. vendidos con el nombre de Feng shuí que nada tienen que ver, incluso ser contradictorios con esta filosofía. 

Existen varias escuelas de feng shui, entre ellas están la Escuela de la Brújula la Escuela de la Forma y  la Secta del Sombrero Negro.

Todas tienen diferentes enfoques, pero se  complementan en muchas ocasiones, no hay una buena o mala, simplemente conocer o trabajar con diversos conocimientos o sistemas, te aporta una mayor comprensión de como se comporta la energía en los espacios.

El Feng shui examina los patrones de un sitio, de un terreno o estructura y su ambiente interior y da forma las directrices a seguir para corregir las energías negativas y la forma de aportar elementos y formas que mejoren las positivas, creando un ambiente equilibrado y en armonía con el ser humano y la naturaleza.

Aunque existan programas base para seguir en cada una de las fases de estudio, el Feng sghui es más que todo eso. La mejor máquina para medir la exactitud de las energías es el cuerpo humano, el nunca se equivoca en el sentir, otra cosa es si uno esta capacitado para ello o no.

Es evidente que se han perdido sentidos por culpa de la evolución, pero igual de fácil es recuperarlos cuando se sabe como.

Por eso cuando doy algún curso de Feng shui lo enseño desde el sentir. Aporto las técnicas necesarias para que los alumnos lleguen a sentir las diferencias y saber a ciencia cierta cuando el lugar ha sido o no corregido y mejorado.

No es lo mismo corregir un chalet en el campo que un moderno adosado con tres niveles y escaleras. Pero desde el sentir tienes un arma útil en los casos complicados, nunca te decepciona.

Los estudios pueden realizarse a varios niveles según necesidad. Desde comenzar con un terreno no construido, a corregir construcciones ya acabadas. Viviendas, negocios o jardines.

Un amigo me llamó para que corrigiera su piso en Gandia, tenía que hacer obras y quería aprovechar para hacerlas según el Feng shui. Pasado un tiempo nos vimos y me manifestó con sorpresa lo que le había estado ocurriendo. Decidió alquilarlo y a penas tenía que anunciarlo, en las dos ocasiones fue instantáneo, en cambio en la misma finca habían varios que tardaban meses en encontrar inquilinos. Los inquilinos sin saber nada, le comentaban la tranquilidad y serenidad que sentían en su interior.

Su hermana fue alumna mía y me pidió que diera un vistazo al suyo. Me comentaba que por las noches no conseguía un descanso de calidad. Sólo con la presencia en la habitación se hizo evidente el problema. Le pedí dos mantas y tapé las mesitas de noche y que sabara todo lo que guardaba debajo de la cama. Al día siguiente comenzó a experimentar lo que es un sueño de calidad. Son errores básicos, tener mesitas de noche cuadradas con cantos que apuntan al que descansa, además de que debe correr el aire o mas bien la energía por debajo de ellas. No son sólo datos, sino que debe experimentarse desde el sentir.

Visto lo visto, tuve que hacerle un estudio a su nueva tienda en pleno centro y lo curioso es que lleva abierta desde entonces con gran éxito y las demás del mismo gremio acabaron cerrando ¿porqué será?.

Hay tiendas que con sólo mirarlas ya sabes que van a cerrar pronto o van a tener que luchar mucho para mantenerlas abiertas.

En cierta ocasión paseando por las calles percibí un cartel con una forma amenazante dirigido a la cera opuesta y enfrente justo había una panadería y digo había por que tuvo que cerrar por falta de clientela. Era de un conocido, por eso me paré y le avisé, le expliqué que es el Feng shui y porqué ese letrero le podía llevar a la ruina, le expliqué como podía corregirlo y se puede adivinar que no me hizo caso. En fin, cada uno elije en que creer y a veces nos equivocamos.