Atrás Siguiente

Francisco Pericás Alvarez

Principal
Arriba

ES FACIL DEJAR DE FUMAR

     

ES FACIL DEJAR DE FUMAR CON LA AYUDA ADECUADA

Ediciones agotadas.

NO ESTAS SOLO


No te creas que estás solo, digan lo que digan, todos quieren dejar de fumar y cuando tú lo consigas estarán celosos de tu éxito. Cada día son más los que se sienten aislados por fumar. Donde van molestan con el humo, su aliento o el olor en la ropa. Cada día son más los sitios que limitan el uso del tabaco. En muchos países se lo han puesto muy difícil al fumador. En los lugares de trabajo no se permite fumar y en donde todavia se tolera, dejará pronto de hacerlo.  
Vivamos en la realidad. No se trata de dejarlo solo por que te matará, sino por que no le necesitas para nada y si sigues fumando tu calidad de vida se verá reducida cada día un poco más hasta llegar el momento en que puede volverse peligroso con alguna enfermedad irreversible. Morir es una cosa y necesitar una careta de oxígeno constante para vivir, es otra. El que la lleva le gustaría poder volver atrás en el tiempo pero ya es tarde. Tú de que grupo eres, de los que tosen y escupen por las mañanas, de los que no dejan dormir por los ronquidos, de los que les suena un pito en el pecho, de los que tienen migrañas, mala circulación o simplemente se te a muerto un amigo de cáncer. Pues tanto gusto, me presentaré, yo era del grupo de los que se atragantaban por cualquier chorrada, al igual que mi padre que en gloria esté.
Yo he hecho deporte toda mi vida y sin embargo fumaba. Mil excusas como todo fumador salía de mi boca, pero mis pensamientos sabían que no era cierto lo que decía. –Fumo muy poco y no me molesta demasiado, decía yo. Mentira cochina, claro que me molestaba, por que reducía mi resistencia en los entrenamientos, molestaba a mi esposa mi olor a tabaco y el humo que tragaba y molestaba a los de mi alrededor, pero seguía fumando. Lo peor de todo es que estaba fumando sin darme cuenta de que no lo necesitaba para nada y en cambio creía que no sabría vivir igual sin él. Puñetero y asqueroso tabaco, ¿cómo puede manipular de tal manera la mente humana, para que uno no se dé cuenta  que vive fuera de la realidad?, cada cigarrillo enmascara el sabor del café o lo que tomes. Cuando llevas unos días sin fumar y recobras la sensibilidad de las glándulas gustativas, se abre para ti un nuevo mundo, todos los restaurantes donde frecuentabas parecerá que han cambiado de cocinero. Es entonces cuando estas en la realidad, es cuando te das cuenta de lo que te estabas perdiendo. Lo alucinante es ver como el ex fumador recupera el olfato, los sabores, la vitalidad, deja de roncar, respira mejor y llega el día menos pensado, busca una excusa y lo fastidia todo, vuelve a empezar el mismo proceso, contaminarse, arrepentirse, pensar en dejarlo, plantearse un sistema de ayuda, etc...     Por eso insisto, busca la información necesaria que refuerce al máximo tu motivación, toma una decisión seria y cógelo con mucha ilusión, sin dudas, sin frases típicas “si pudiera fumar solo tres al día”, “si en el fondo a mí me gusta fumar”; todo pensamiento basura que no sirven para nada, “quieres o no quieres dejar de fumar, eso es lo único importante”.   Una vez que uno decide dejarlo solo hay una manera fácil y es tomar una decisión clara y firme, sin chorradas, sin frases que todos conocemos, sin dudas del último momento (creo que ahora no es el momento; mejor me espero a las vacaciones que estoy más tranquilo; ahora en vacaciones me costará mucho por las fiestas y... mejor me espero a cuando trabaje, etc), hay que dejarse de chorradas, el momento es “ya”. Decisión, ilusión, solo un pensamiento en tu mente “estoy arto del tabaco y quiero dejar de fumar para siempre”, “pase lo que pase, no lo necesito para nada”.